Top 10 errores en fotografía inmobiliaria

Hace ya unos meses dedicamos un post a hablar sobre cómo un agente inmobiliario debería hacer las fotos de una vivienda que acaba de captar.

Por si todavía no lo has leído te dejo aquí el enlace:

“Cómo hacer fotografía inmobiliaria para agentes inmobiliarios”

En la entrada de hoy vamos a hablar de cuáles son las cosas que no debes hacer. A veces, pensar en lo que no hay que hacer nos puede venir bien para mejorar nuestro trabajo.

Top 10 de cosas que no debes hacer

 

#1.- No llegar a tiempo

Calcula el tiempo de desplazamiento y comprueba si se puede aparcar en la zona o si hay transporte público.

No hay nada peor que hacer esperar a un propietario.

La puntualidad es innegociable.

 

#2.- No realizar una visita de la vivienda antes de empezar a hacer las fotos

Es conveniente saber cómo es la vivienda, cuántas estancias tiene y cuánto tiempo te va a costar realizar el reportaje fotográfico. Además, si está el propietario en el momento de hacer las fotos siempre quedará mucho más profesional si le dices que tu trabajo te llevará X tiempo.

 

#3.- No pensar como piensa el comprador

Una vez hecho el reconocimiento debes ponerte el chip de comprador. Piensa en cuál será la foto de portada del anuncio, cuáles son los puntos fuertes y cómo hacer para captar la atención de los compradores incluso antes de encender la cámara.

Si tú fueras a comprar esa vivienda ¿qué es lo que te gustaría ver primero?

 

#4.- No encender las luces y no abrir las persianas

El mayor enemigo de la fotografía es la falta de luz. Puedes leer más sobre cómo aprovechar al máximo la luz existente aquí.

 

#5.- No llevar la batería cargada a tope. Y no tener una batería de repuesto

No hay nada peor que dejar un reportaje a medias por culpa de una falta de previsión.

 

#6.- No llevar la tarjeta de memoria vacía y no llevar otra de repuesto.

La consecuencia es la misma que en el apartado anterior. Imperdonable.

 

#7.- No cuidar la composición de la fotografía

En la mayoría de los casos de nada vale hacer las fotos tal y como está la casa.

A veces es conveniente mover un sillón, quitar cuadros familiares o cualquier tipo de objeto personal.

Tu potencial comprador no quiere ver cepillos de dientes, perfumes, geles de ducha, peines, etc. Estos detalles pueden echar a perder tu reportaje.

Asegúrate de que sólo sale en la foto aquello que realmente puede generar interés en el comprador.

 

#8.- No realizar suficientes fotografías

Es aconsejable realizar fotos de sobra. Como norma general siempre realizo dos o tres fotos iguales cambiando la exposición. De esta forma luego puedo elegir cuál de ellas trabajar en la postedición.

 

#9.- No olvides ninguna estancia

A veces puedes ser interrumpido mientras realizas el reportaje por una llamada de teléfono, por una conversación del propietario o por cualquier otro motivo. Esta falta de concentración puede llevarte a olvidar fotografiar alguna habitación o algo importante de la vivienda.

Como norma general revisa las fotos que has hecho y comprueba que no falta nada antes de marcharte.

 

#10.- No olvides dejar todo como estaba

Antes de dar por concluido el reportaje, recoge tu equipo y comprueba que todas las luces están apagadas y las persianas conforme las encontraste.

 

¿SE TE OCURRE ALGUNA COSA MÁS QUE NO SE DEBA HACER? ¿HAS TENIDO ALGUNA EXPERIENCIA DE ESTE TIPO?

Deja un comentario y comparte!


Manuel

"Mi objetivo es ayudar a personas, profesionales y empresas a mejorar su visibilidad y ventas a través de la Fotografía & Ingeniería."
MANUEL GARCIA